Preguntas frecuentes

Preguntas frecuentes sobre periodontitis y nuestras respuestas.

El biofilm oral causa inflamación en el margen de las encías (gingivitis), que puede extenderse a todas las estructuras de soporte de los dientes. En la periodontitis hay pérdida ósea, las denominadas bolsas periodontales y el aflojamiento de los dientes que puede llevar hasta su pérdida.

La gingivitis es una inflamación que se limita al margen de las encías mientras que en la periodontitis hay además pérdida de hueso. La diferencia entre la gingivitis y la periodontitis es que en la gingivitis todavía no hay pérdida de soporte de los dientes. Debido a esto, la gingivitis puede ser tratada con una óptima higiene oral en el hogar. En cambio, la periodontitis se comporta de otra manera, una vez perdido el hueso debido a la inflamación, el mismo no puede ser regenerado por el cuerpo con una óptima higiene oral en el hogar.

Si no se detecta la aparición de la enfermedad periodontal, el muy valioso soporte dental se pierde en unos pocos meses. La buena higiene oral regular para prevenir la gingivitis es y sigue siendo la mejor y más barata prevención de la periodontitis.

No todas las retracciones de la encía son a causa de una periodontitis. Cuando usted tiene una retracción en las encías, pueden ser consideradas dos opciones:

Por un lado, podrían padecer recesiones de las encías. Esto debido a una excesiva fuerza de cepillado. A causa de esta fuerza con el cepillo la encía es dañada repetidamente. Al cicatrizar, la encía se retira un poco mas exponiendo la raíz del diente. Incluso si cambia su higiene oral y limpia sus dientes con menos fuerza, la recesión de las encías no retrocederá.

Por otro lado, la periodontitis es una enfermedad inflamatoria causada por depósitos bacterianos. Si la enfermedad periodontal no se trata, la degradación del soporte dental continúa por debajo del margen gingival. En la periodontitis, la degradación inicial del soporte dental no es visible. Solo con una periodontitis más avanzada se retrae el margen de las encías y puede percibir esto como una retracción de las encías, ya que también expone las superficies de las raíces de los dientes.

Recién en un chequeo odontológico pueden darle finalmente la respuesta correcta.

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria que se inicia a causa del biofilm oral. Si no se trata, se produce una continua pérdida del soporte dental por debajo del margen de la encía que es invisible desde el exterior. Y esa es exactamente la razón, por la cual la periodontitis no puede ser reconocida por usted mismo.

Sin embargo, es posible que pueda reconocer algunos signos de gingivitis usted mismo: por un lado, la línea de las encías puede volverse de color rojo a rojo oscuro e hincharse ligeramente, por otro lado, pueden producirse sangrado de las encías cuando se cepilla los dientes o utiliza hilo dental. Los fumadores deben tener en cuenta que sus encías tienen una menor tendencia a sangrar y, por lo tanto, se puede auto examinar erróneamente la periodontitis.

Por otro lado, existen los siguientes signos de periodontitis, que puede reconocer: al igual que con la gingivitis, las encías también pueden estar ligeramente inflamadas y enrojecidas en la periodontitis. Sin embargo, dado que el hueso de del maxilar ha sido desintegrado en la periodontitis, los dientes podrían haberse desplazado un poco y se podrían haber creado espacios abiertos entre los dientes. En caso de periodontitis avanzada, los dientes también podrían tornarse más móviles y debido a la abundante acumulación bacteriana se detectaría mal aliento.

Hay varias razones porque la cuales podría padecer periodontitis.

La placa microbiana (biofilm oral) es la causa principal de la periodontitis. Algunos tipos de bacterias pueden promover aún más el desarrollo de periodontitis. Por lo tanto, podría ser que la higiene oral de su hogar fue insuficiente durante mucho tiempo o que usted esté particularmente afectado por esos tipos de bacterias que pueden promover el desarrollo de periodontitis.

Además, se pueden considerar factores de riesgo como fumar, una dieta poco saludable, diabetes no tratada o estrés. Al final, los factores genéticos también pueden desempeñar un papel en el desarrollo de la periodontitis, porque la respuesta inmune a las bacterias que causa la enfermedad generalmente puede variar de una persona a otra debido a las diferencias genéticas.

En una primera consulta el odontólogo examina si usted posee factores de riesgo. Algunos factores de riesgo bien conocidos de la periodontitis incluyen: insuficiente higiene oral en el hogar, tabaquismo, dieta poco saludable, diabetes o estrés.

Además, el odontólogo o el higienista dental realizarán el llamado examen periodontal, que solo tomará unos minutos.

Con una sonda especial (sonda periodontal), se mide cuidadosamente y con precisión milimétrica la profundidad de penetración de la sonda en la encía en los lugares seleccionados.

Después de este breve examen, solo se realizarán más aclaraciones si se encuentran signos de degradación del soporte dental. Estas aclaraciones incluyen el llamado estado periodontal, así como radiografías adicionales.

Si bien es posible que pueda recuperarse de la enfermedad periodontal, la situación de las encías no volverá a su estado original.

La periodontitis es una enfermedad inflamatoria con una degradación subyacente del soporte dental. En la periodontitis no tratada, este soporte dental se reduce hasta la pérdida de dientes. De hecho, el tratamiento de las encías puede detener la inflamación o incluso hacerla desaparecer. Esta situación es descripta como saludable, porque, por un lado, los signos de inflamación han desaparecido, por otro lado, se ha contenido la destrucción adicional del soporte dental.

Después del tratamiento de las encías, solo está garantizado el éxito a largo plazo durante varios años más, si los pacientes realizan una higiene oral óptima en el hogar, evitando así diariamente la inflamación de sus encías a causa de un nuevo recubrimiento bacteriano.

También es importante para un óptimo éxito a largo plazo el cuidado profesional continuo a largo plazo del higienista dental u odontólogo para que cualquier problema recurrente pueda identificarse y remediarse a su debido tiempo.

Según nuevos estudios científicos, la periodontitis aumenta significativamente el riesgo de complicaciones en los implantes dentales. Estas complicaciones se relacionan en particular con el anclaje de implantes dentales en el hueso de los maxilares. Como en el caso de la periodontitis, los huesos maxilares también pueden descomponerse en el implante dental debido a una inflamación bacteriana. Esta enfermedad se llama periimplantitis. El tratamiento de la periimplantitis suele ser mucho más difícil que el tratamiento de la periodontitis. Una periimplantitis no tratada conduce a la pérdida del implante afectado.

Sin embargo, hay estudios científicos que pueden confirmar que después de un tratamiento de las encías completada con éxito, el riesgo de periimplantitis es significativamente menor.

Si tiene una enfermedad periodontal, es esencial por las razones mencionadas anteriormente, que, por un lado, antes de la colocación de los implantes dentales, la terapia de las encías se complete por completo y, por otro lado, que regularmente reciba atención profesional a largo plazo, es decir, las citas con el higienista dental u odontólogo.

Después del tratamiento de las encías, solo esta garantizado el éxito a largo plazo durante varios años mas, si los pacientes realizan una higiene oral óptima en el hogar, evitando así diariamente la inflamación de sus encías a causa de un nuevo recubrimiento bacteriano.

También es importante para un optimo éxito a largo plazo el cuidado profesional continuo a largo plazo del higienista dental para que cualquier problema recurrente pueda identificarse y remediarse a su debido tiempo.

La distancia entre estas sesiones de higiene dental suele ser de tres, cuatro o seis meses. La frecuencia se basa en la calidad de la higiene oral, la extensión de la gingivitis y la presencia de las denominadas bolsas residuales de las encías.

Después de la extracción del diente, la mucosa oral y el hueso subyacente se curan después de algunas semanas o meses. El espacio creado por la extracción del diente generalmente permanece sin cambios durante mucho tiempo.

Solo después de varios meses, podría suceder que los dientes del maxilar opuesto se desplacen fuera de su propio hueso y así invadan el espacio ocupado por el diente extraído.

En otros casos, puede ocurrir que, debido a la brecha dental, los dientes ubicados más atrás en la misma sección de los huesos maxilares comiencen a inclinarse hacia adelante o atrás.

Si la capacidad de masticación tiene que ser creada o mejorada, los espacios entre los dientes con o sin implantes dentales deben tratarse con prótesis dentales. Las prótesis pueden consistir en coronas o puentes fijos o prótesis removibles según los requisitos y los recursos financieros.

¿Quieres enviarnos una pregunta?

Intentaremos responder su pregunta lo antes posible.

    Información Adicional

    Puede usar todo nuestro contenido para sus propias producciones mientras reconoce la Licencia Creative Commons:

    Atribución-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional 4.0
    https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/4.0/deed.es

    Cómo citar nuestro contenido:
    www.periodontal-health.com / CC BY-NC-SA 4.0